Sobre mi

Mi foto
Zaragoza, Zaragoza, Spain
He decidido crear este Blog para poder compartir mi afición por las manualidades con todo aquel que quiera leerme. Prometo hacer, cuando menos, una entrada por semana, y con la inestimable ayuda de Cheli, creo que lo conseguiré...

jueves, 22 de diciembre de 2016

De traumas navideños de la infancia... (Primera Parte)


Hola holaaaaa,

Estreno botón... mucha gente me sigue por e-mail y por cierto... después no entra en el blog sino que lo lee desde el correo, jeje. Pero claro, seguir seguir no era... y he descubierto que hasta que no pones este gatchet de Seguidores, pues no se podía o era misión imposible...Así que aquí lo tenéis. Pero vamos al lío que el de hoy es largo.

Hoy quiero hablaros de la importancia de superar los traumas navideños de la infancia antes de tener casa propia.

Me explico..., en casa cada año montábamos el Belén, uno sencillito, de figuritas de 8 cm todo más, con el río de papel de plata, con un portal chiquitillo (eso si, con luz eléctrica) y como adornos un puente y dos palmeras de plástico y serrín y polvos talco, ah, si... lo rodeábamos de espumillón en un intento vano de que la mezcla de serrín y talco no saliera del recinto. Recinto que ocupaba la tapa del mueble de la máquina de coser de mi madre. Huelga decir que jugar con el belén estaba terminantemente prohibido una vez montado y eso me frustraba muchísimo, y si al menos me hubieran dejado jugar con él cualquier otra época del año, pero el Belén era como el turrón sólo del 8 de diciembre al 6 de enero del año siguiente salía de su caja.

Luego me hice mayor, me casé y cuando tuve a mi hija me dije: 

¡A Dios pongo por testigo... de que mi niña jugará con el Belén todo lo que quiera y más! 

Compré en un primer momento las figuras básicas (de 10 cm) y el portal (no pensé en que podría haberlo hecho yo misma) y mi hija llevó a sus majestades, al burro y al niño por toda la cas; y se inventaba cuentos; y los metía y sacaba del portal... Pero claro, quien me conoce lo sabe, ¿cómo iba a estar la aguadora sin fuente?

Así que con una caja de papilla. papel de periódico, pañuelos de papel de caja, mucha cola blanca mezclada a partes iguales con agua y pintura acrílica, me puse en marcha y  este fue el resultado. Para la vegetación palitos del parque y alguna flor seca.

Recuerdo los paseos con Elisa y su carrito de la compra de juguete buscando "tesoros" y materiales para nuestro Belén.

En todos los dioramas hizo su aportación... aquí además, se comió el cupachups cuyo palo pinté de color cobre para hacer los caños de la fuente, jeje. 

Decidimos refugiar a los dos pastores (sentados) que había comprado y a su escaso ganado en una cueva..., que nevar no nevaba, pero por la noche las temperaturas bajaban mucho así que, una vez más, cartón, papel de periódico, pañuelos de papel de caja, cola blanca y pintura acrílica... además de piedras, palos y algunos líquenes.

Este fue el resultado. La aportación de Elisa, el tamaño del pollo-pavo que se iban a cenar los pastores, que es de pasta de modelar de secado al aire, jiji.



Otro pastor y un par de ovejas, (el rebaño fue creciendo con el paso de los años), iban de camino hacia la cueva.


La señora de las ocas, rondaba por allí, no se si en un intento de que la invitaran a cenar los pastores... eso si, pollo-pavo había para todas las figuritas del Belén.

Otra figurita de ese primer año fue el labriego que removía la paja y que después la transportaba en su burro (venían en un blister juntos)... ¿Qué hacemos para él? pues un pajar, con escalera de palos y todo.

La base es papel de periódico encolado y paja que recogimos en un campo... la de cosas que cabían en ese carrito de compra amarillo. 

Como veis, la cola blanca fundamental. En la escalera utilicé cuerda fina para sujetar los travesaños que luego encolé para reforzar.


Y la última figura del primer año, fue el señor de la gallina para caldo. El diorama lo preparamos al año siguiente cuando nos hicimos con un blister lleno de animales varios... ahi creció el rebaño de ovejas y cabras, una oca más, los patos del río, perros y gatos varios y gallinas. Una sola gallina ponedora no podía abastecer el super mercado que hicimos también ese año...

Las figuritas de oficios entraron en casa y fue cuando se empezó a desmadrar la cosa... Mi cabeza se lanzó al diseño y mis manos a la construcción de espacios para figuras que todavía no había ni comprado... El mejunje Art Attack (cola blanca y agua a partes iguales) iba que volaba, cualquier caja era buena, cualquier pedazo de cartón era almacenado y utilizado después... cualquier cadenita que encontráramos en el parque servía para construir, mejorar y ampliar ese nacimiento original... Carpintero, herrero,  leñador, lavandera, pescador y panadero...

El carpintero, al que no le falta ni el gato jugando con las virutas de la madera que está cepillando...

El panadero... importante personaje, ya que Elisa modeló y pintó panes para ocho o nueve belenes... Con su horno, cestos y leños para avivar el fuego. Y como detalle la pizarra para apuntar los pedidos de los belenes de los vecinos.

A la herrería tampoco le falta la fragua y la cuba de enfriar con agua, y herramientas, algunas hechas por mi con "tesoros" encontrados en el parque y otras, las menos, compradas.

En todos los casos la base es una caja de cartón hecha desde cero con las mismas medidas. 

Todos estos dioramas abastecen al super mercado: además de pan para ocho belenes, harina, limones, huevos, ciruelas, especias, tortitas, melones... Todo pintado por Elisa, salvo los pequeños detalles y, cómo no... un jamón de Teruel, que en proporción con el pollo-pavo nos quedó pequeño...


Materiales: a la vista están, un trozo de loneta que manchamos con pintura aguada y un cepillo de dientes viejo; palitos, cuerda y... cola blanca a tutiplén. Y aguanta vientos, mareas y envites de Missy que se pasea por todo como pedro por su casa. 

Y con todo esto mi hija jugó cuanto quiso y le apeteció, pero claro... ocupa la librería de obra hasta la zona de la televisión y al principio la tele también, que tenía un papel montaña hecho a medida con papel maché y dominándolo todo el castillo de Herodes, que desde que la tele es plana ya no sale de la caja.

Y aquí os dejo una serie de fotos del belén puesto. A ver si este año me meto a fondo con el tema vídeo y...


Zona de oficios y plaza del mercado.


Otra de las figuritas del primer año fue la hilandera... decir que los cestos y los ovillos, así como los gatos están pegados a la base...







Y hasta aquí el post de hoy. Supongo que para cuando mi hija tenga su casa propia los belenes serán hologramas virtuales o quizás no, pero claro, por esta regla de tres simple, Elisa comprará nacimientos insertados en dedales de costura o algo así. El año próximo toca Árbol y terminaréis de entenderlo, hasta entonces:

PD.: ¡¡¡Feliz día de la Salud a tod@s!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar tu opinión, me ayuda a mejorar.